Más sobre la sorpresa...

Es obvio que se acordó de que existo porque quiere sexo. O bien se casó de usar su mano y quiere usar la mía.

No está mal que quiera sexo. Me parece genial. Todo bien. Pero que no me venga con el cuentito de que me quiere contar mil cosas porque no es así. Miente. Eso si que lo sabe hacer re bien.

Se acuerda de mi cada cuatro meses más o menos y aparece como si nada. Es un tarado. Un tarado.

Y lo peor es que ahora tengo bronca. Mucha bronca. Me lo pasé el día entero pensando en ese mensaje que debería haber sido insignificante para mi. No le puedo dar tanto valor a esa piltrafa humana. Esto no es sano. No es sano. Es insalubre. Completamente insalubre y es MI culpa. Es enteramente mi CULPA. ¿Por qué hago esto?

¡Me odio!

#$%&#$%&?!

1 valientes me dicen...:

Addax | 17 de marzo de 2010, 20:15

Jajajaja sos un plato de papas al horno!!!!!!!
No tengo una fórmula para no descentrarse, yo me voy del centro cada dos segundos aproximadamente!!!! =D